Ozollo Errota


Ozollo Errota o Portu Errota es el único molino harinero de mareas que pervive de los seis que existían en la ría de Urdaibai, como el de Mallukitza en Murueta, en el siglo XVIII. Sin embargo entre Lapurdi y Bizkaia llegaron a existir más de treinta.
Estos molinos aprovechaban los desniveles de la marea para hacer su trabajo de molienda. El agua que entraba con la marea alta en el de Ozollo, se retenía en una balsa trasera -hoy llena de fango-, se soltaba en bajamar y así se movían su ruedas motoras, situadas en la planta baja. Hacia la fachada de la ría existen dos amplios arcos de medio punto para la salida del agua.
Las turbinas de arenisca son únicas porque están talladas en este material. Había tres muelas de moler el grano, trigo o maíz, pero dejaron de funcionar en las primeras décadas del siglo XX y se desmontaron las instalaciones.
Ozollo Errota se construyó al parecer en torno a 1683, fecha del contrato entre Juan de Echevarría y Martín Ozámiz con los señores de la casa-fuerte de Arteaga. Hasta el año 1851 hubo dos arrendatarios como molineros; ese año una familia se convirtió en propietaria del molino.
El edificio del molino es una casa con cubierta a doble vertiente situada al borde la ría en la localidad de Arteaga. Se puede acceder desde el castillo-torre en dirección a Ozollo. Se llega a la casa rural y desde ahí hacia la izquierda por una estrecha carretera se accede a la entrada. Es de propiedad privada y ha sido declarado Patrimonio Artístico por la Diputación Foral de Bizkaia.
En estos momentos sus propietarios actuales desde 1963 mantienen un pleito en los tribunales con el Estado debido a que la Ley de Costas lo ha declarado como un bien público.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo que costas ha declarado no es que es un bien público, sino la declaración de dominio público lo que el titulo de propiedad con una retroactividad de 5 siglos de existencia, incautando el bien y sin pagar un solo euro a sus propietarios. Esto es lo absurdo de las leyes españolas y un ejemplo de una mala aplicación, saltándose Costas las cotas por ellos establecidos.

Entradas populares de este blog

Centenario de la Galerna de 1912 en Bermeo

EXPOSICIÓN: “Miguel de Unamuno. Dibujos”