El paseo del niño Miguel por Los Caños

Bilbao conserva entre sus calles el recuerdo de los paseos del niño Miguel de Unamuno. En esta soleada mañana, CEPA Erandio ha realizado un recorrido por uno de los lugares por donde paseaba de niño el escritor y filósofo bilbaino más universal.
Comenzamos nuestro itinerario en el Casco Viejo en la plaza que lleva su nombre para ver la escultura de su cabeza sobre la columna, que realizó el escultor Victoriano Macho.
Miguel de Unamuno nació en la cercana calle Ronda, hoy nº 16, el 29 de septiembre de 1864. Sin tener un año de edad, pasó a vivir a la calle de La Cruz, hoy nº 7, en el 2º piso.
Su vida bilbaina transcurrió entre las calles Ronda, Sombrerería, Plaza Nueva, Matadero o Banco de España, Correos y la de La Cruz donde vivió durante su infancia, adolescencia y juventud. Enfrente de su casa está la imponente iglesia de los Santos Juanes. En la actual plaza Unamuno estaba el Instituto Vizcaino, en el que cursó el Bachillerato. Próximas están las calzadas de Mallona, por donde subía el niño Miguel al cementerio donde estaba enterrado su padre.
Unamuno, durante su niñez, pasaba los veranos en casa de su abuela “en la anteiglesia de Deusto” antes de su anexión a la villa en 1924. Pero uno de los recorridos que más le gustaba era el paseo de “Los Caños”.
Desde la calle Ronda salimos hacia Atxuri para seguir con nuestro itinerario que llega hasta “Los Caños”. Era uno de los lugares preferidos de Unamuno y de los bilbainos y las bilbainas, anguleros, lavanderas, bañistas, mineros, escritores, bandoleros... Era un paraje lleno de chopos y hayas, con una ría limpia y con zonas de marismas y hasta una pequeña isla, la isla de San Cristóbal.
Unamuno escribía de esta época que “cuando quiero ver la poseía de algo del Bilbao viejo, me hago niño por un momento para mirarlos con ojos infantiles”.
Seguimos el paseo hacia el barrio de Abusu-La Peña y regresamos al Arenal por las calles Zamácola y Urazurrutia para terminar en el café Gran Mercante antes Boulevard. Allí, además de tomar un refrigerio, recordamos lo que decía don Miguel: “En Bilbao, a cualquier sitio que se vaya o de cualquier sitio que se venga, siempre daremos en el Arenal. Allí, en el Boulevard (fue inaugurado en 1871 como una sucursal del Café Suizo), corredores, negociantes, indianos... que se encuentran porque se citan y otros que se citan porque se encuentran".



Unamuno estudió Filosofía y Letras en Madrid y a los 26 años se trasladó a Salamanca. En 1891 se casa con Concha Lizárraga, de la que estaba enamorado desde niño. Pasa los meses invernales dedicado a la preparación de unas oposiciones para una cátedra de Griego en la universidad de Salamanca, la cual obtiene. En 1901 es nombrado rector de la misma. Lleva una intensa vida política desde sus simpatías por la ideología socialista hasta la justificación del levantamiento de Franco contra el poder establecido. De aquellos momentos queda su enfrentamiento con el general Millán Astray, donde le dijo: “Venceréis, pero no convenceréis”.
Entre sus obras podemos destacar en ensayo y prosa narrativa, En torno al casticismo, Paz en la guerra, Vida de Don Quijote y Sancho, Del Sentimiento Trágico de la Vida, Niebla, Abel Sánchez, La Agonía del Cristianismo, La tía Tula, San Manuel Bueno, mártir. En poesía, además de muchas sueltas, sobresalen Los Salmos y El Cristo de Velázquez. En teatro: Raquel encadenada, Medea y El hermano Juan.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Centenario de la Galerna de 1912 en Bermeo

EXPOSICIÓN: “Miguel de Unamuno. Dibujos”