La fiesta blanca del Gran Kan



El día primero de febrero, es decir, el primero del año según el cómputo de los tártaros, el Gran Kan y todos los tártaros, dondequiera que estén, celebran una fiesta muy grande.
El rey, los barones, los caballeros y el resto del pueblo, hombres y mujeres, se visten en esa fecha de blanco y llaman a la fiesta de aquel día la fiesta blanca y dicen que el vestido blanco trae buena ventura y que por ello van a tener buena suerte en aquel año.
En ese día, todos los señores de las tierras y los gobernadores que tienen capitanías del rey le ofrecen presentes de oro y plata, perlas, gemas, paños muy bellos de color blanco y caballos blancos muy hermosos; alguna vez se le han ofrecido al rey cien mil corceles. Igualmente en esa jornada se cruzan los demás tártaros regalos entre sí y hacen grandes regocijos unos con otros, ara así vivir felices el resto del año.

Con tal ocasión se traen a la corte todos ,os elefantes del rey, que alcanzan un número de cinco mil, y van vestidos de gualdrapas muy vistosas y de diversos colores, en las que están bordadas en paño historias de fieras y de aves. Cada elefante carga dos arcas enormes y espléndidas, que contienen las copas de oro y de plata del rey y otros muchos aparejos necesarios para la fiesta blanca: también son conducidos allí muchos camellos cubiertos de paños, que llevan multitud de enseres precisos para la fiesta. Todos los animales desfilan en presencia del monarca, y contemplar este espectáculo causa maravilla y deleite.
Al alba, es decir, en el día de fiesta blanca, antes de estar puestas las mesas, todos los reyes, generales, barones, caballeros, médicos, astrólogos, capitanes y oficiales acuden a la sala del Gran Kan, y los que no tienen acomodo en ella a causa del gentío son instalados en las salas laterales, donde puedan ser muy bien vistos por su soberano, que está sentado en su trono. Cada uno ocupa el lugar que le corresponde según el rango de su grado y oficio. Entonces se levanta uno en el medio y exclama a voz en grito: “Inclinaos y adorad”. Al oír esto, todos se levantan muy rápido y se ponen de rodillas e inclinando la frente en tierra adoran al rey como a un dios; y hacen esto cuatro veces.
Terminada la adoración, se encaminan todos por orden al altar que está en la sala, encima del cual se alza una tabla pintada en rojo que leva escrito el nombre Gran Kan; y toman un bellísimo incensario allí dispuesto, y en honor del Gran Kan inciensan la tabla y vuelven a su sitio.. Y después cada uno ofrece al rey los presentes de los que se ha hablado antes.
A continuación se preparan las mesas y se celebra un banquete de gran gala con gran alborozo. Tras el festín, los juglares hacen grandes solaces. En semejantes fiestas se lleva ante el monarca un león domesticado, que yace como un cachorro, ya que lo reconoce como señor.
MARCO POLO
El libro de las maravillas

Marco Polo en presencia de Cublai, rodeado de la fabulosa corte. (Cuadro de Tranquillo Cremona. Galería de Arte Moderno. Roma.) (Fotografía de Arborio Mella.) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Centenario de la Galerna de 1912 en Bermeo

EXPOSICIÓN: “Miguel de Unamuno. Dibujos”