domingo, 28 de julio de 2013

Aniversario del Puente Colgante


Hoy se cumple el 120 aniversario de la inauguración del Puente Colgante. La construcción de este símbolo vizcaino, que une ambas márgenes de la ría entre Portugalete y Getxo, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2006 y en 2007 Patrimonio Mundial por la UNESCO en la categoría de Patrimonio Industrial, dado el carácter emblemático que representa como símbolo identificador de Bizkaia y de Euskadi, así como por su valor como eslabón en la cadena de puentes construidos en el siglo XIX.
Diseñado en 1893 por el arquitecto vizcaino Alberto Palacio, discípulo y colaborador del francés Gustave Eiffel, autor de la célebre torre parisina, con la que el puente guarda gran parecido, fue el primer puente del mundo con transbordador colgante y uno de los pocos que sigue en funcionamiento. 
Hoy en día cuenta con una nueva barquilla, -plataforma móvil suspendida sobre la Ría que se mueve horizontalmente entre las dos orillas-, inaugurada en 1998 para el transporte de peatones y vehículos durante las 24 horas el día.
El Puente Vizcaya, conocido popularmente con los nombres de Puente Colgante y Puente de Portugalete, cuenta con una pasarela peatonal a 50 metros de altura, desde la que se puede disfrutar de vistas panorámicas.

La prensa de entonces fue pródiga en elogios a la nueva vía de comunicación, pero cabe destacar la publicada el 29 de julio de 1893 escrita por Francisco Ruiz de la Peña en El Noticiero Bilbaino: “Al contemplar el ligerísimo encumbrado puente a corta distancia del punto donde él se afirma, y desde el eje de la ría, me siento de improviso como transportado a un inmenso coliseo. Al espacio de luz que media entre las cuatro torres y el gran tramo toma mi fantasía por ‘boca de arco de escenario’, de telón levantado siempre. A la parte posterior de la ría la considera vía de acceso a este teatro dilatadísimo, y a la que está de frente, pasillo de proscenio. El puerto en obra entiende que es el ‘escenario’ propiamente dicho; y supone que el Abra y el mar que a continuación se dilatan, le sirve de amplitudes circulares prolongadísimos términos teniendo por patios y por plateas el dorso y muros del río y a los collados y montes por series de palcos… ¡Y hay tanto de verdad en ese mi ensueño!”.


No hay comentarios:

La Higuera

La Higuera , de Ramiro Pinilla, sale a la venta en edición de bolsillo . Sinopsis La construcción en 1966 de un nuevo instituto de en...