Cuaderno de viajes de verano (5)


Las Alpujarras. Bubión



Una de las cosas que llama la atención del viajero cuando se recorre esta comarca, son las curvas de sus estrechas carreteras, desde donde el paisaje que abarca la vista cambia radicalmente de aspecto, así de repente se pasa del valle del Guadalfeo al barranco del Poqueira. Este barranco fue abierto, según la leyenda, cuando la espada de un formidable titán le dio un tajo a Sierra Nevada, donde están situados los pueblos de Bubión, Pampaneira y Capileira. 
Bubión se encuentra situado en el corazón de Sierra Nevada, a una altitud sobre el nivel del mar de 1.290 metros. Su céntrica localización le permite disponer de impresionantes vistas.

El viajero disfruta de la arquitectura, propia de los poblados moriscos, con un paisaje de calles empinadas, viviendas escalonadas y adaptadas a los escarpados perfiles del terreno con tejados planos (terraos) con chimenea de sombrerillo, que le hacen sentir que se encuentra en un lugar especial, lleno de tranquilidad y belleza. Además de los típicos tinaos (construcciones de comunicación entre calles o viviendas realizadas en piedra y madera de castaño -exclusivas de La Alpujarra-) repletos de macetas y flores y las numerosas fuentes de agua cristalina de Sierra Nevada.
El viajero entra en una tienda a comprar la prensa del día.
-¿Tienen ustedes el periódico de la comarca?
-Pues, no… Todavía no ha llegado la furgoneta del reparto, pero aquí nació el niño Osel Hita Torres, la reencarnación del lama Yeshe.

Historia
Los orígenes de Bubión, lee el viajero en una guía, se remontan posiblemente a la época de los romanos, pues en el siglo XIX se hallaron restos de enterramientos de esta civilización. No obstante, es con los árabes cuando alcanzó una mayor relevancia.
Desde el siglo XIII el pueblo era la cabeza de la Taha de Poqueira, que abarcaba los pueblos de Capileira, Pampaneira, el mismo Bubión y el desaparecido poblado de Alguastar.
Durante la sublevación de los moriscos sus habitantes se pusieron de lado del caudillo amotinado Fernando de Válor, 'Abén Humeya', pero fueron derrotados por Juan de Austria. Los moriscos fueron expulsados en su mayoría y el pueblo tuvo que ser repoblado con colonos de otros reinos españoles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Centenario de la Galerna de 1912 en Bermeo

EXPOSICIÓN: “Miguel de Unamuno. Dibujos”