viernes, 12 de julio de 2013

Cuaderno de viajes de verano (2)

Las Alpujarras


La Alpujarra granadina se encuentra situada entre Sierra Nevada, la sierra de Lújar y la sierra de Gádor, abriéndose al Mediterráneo desde el Mulhacén, el pico más alto de la Península Ibérica, y el Pico Veleta.
Como recogen los libros de historia, esta comarca, habitada por fenicios y romanos, fueron los ocho siglos de dominación árabe los que le dieron su arquitectura escalonada, su sistema de regadíos, su gastronomía y hasta su nombre.
Cuando el viajero recorre estas tierras siente a veces que se hubiera detenido el tiempo en esas casas encaladas de blanco que se arrebujan entre las escarpadas laderas, tapizadas de bosques de pinos y encinas.
Aislada y de difícil acceso durante siglos, este territorio se ha mantenido casi virgen, conservando su forma de vida, sus costumbres, sus excelentes cocinas, fiestas y folklore. Lugares para descansar, para contemplar, para explorar...
Al llegar a Granda nos dirigimos hacia Lanjarón, ciudad balneario famosa por la longevidad y buena salud de sus habitantes, es la puerta a las maravillas alpujarreñas.
Trevélez, el municipio más alto de Europa, es conocido sobre todo por sus exquisitos jamones.
Otro de los principales destinos turísticos es el barranco de Poqueira, donde se encuentran los pueblos de Pampaneira, Bubión y Capileira. Cuentan que es esta una zona de duendes y hechiceras, además de olor a olivo y de truchas con jamón. 


El río Guadalfeo divide longitudinalmente la Alpujarra en dos, dando lugar a la Alpujarra Alta y la Alpujarra Baja.
La Alta cae en la parte meridional de Sierra Nevada donde se encuentran bellos pueblos como Bérchules, Busquístar, Bubión, Juviles o Yegen.
La Alpujarra Baja está constituida por el sistema montañoso de La Contraviesa, donde encontramos peculiares pueblos como Lújar, Sorvilán y Albondón entre otros. 


Estos pueblos, con su encanto, han maravillado a propios y extraños, como a Pedro Antonio de Alarcón que les dedicó el primer libro de viajes en lengua castellana y a Gerald Brenan que cantó sus excelencias en Al sur de Granada. Para Federico García Lorca fue “el país de ninguna parte”.
Las fiestas de Moros y Cristianos se celebran en un buen número de poblaciones, como en Válor, pero una de las manifestaciones más originales de la comarca son los trovos alpujarreños. En ellos, dos troveros cantan a turnos improvisando sobre la marcha la replica de lo que ha cantado el otro. 







No hay comentarios:

Tierra Santa (1)

Tierra Santa es el territorio geográfico que comprende los lugares en los que se narran las escenas bíblicas tanto del Antiguo Testamento ...