Cuaderno de viajes de verano (6)



Las Alpujarras. Capileira


El viajero llega a Capileira con el ánimo alegre porque sabe que se encuentra en uno de los espacios naturales más extraordinarios de toda Granada: el Barranco de Poqueira. Este lugar, catalogado como conjunto histórico-artístico, está ubicado en la vertiente sur de Sierra Nevada y forma parte del Parque Natural en la comarca de Las Alpujarras. El origen de su nombre es de raíces latinas “Capillaria”, que significa cabellera, relacionado con cabecera, es decir, lo más alto del barranco.
Se trata de la más cercana de las poblaciones a las nevadas cumbres del Mulhacén y el Veleta.
Capileira disfruta de espléndidos parajes, de frondosa vegetación y de extraordinarias vistas. Desde las barandillas del Mirador, sobre el barranco mismo, se pueden observar los pueblos vecinos, las sierras de Lújar, la Contraviesa y Sierra Nevada, y en días claros, alguna cumbre africana del Mediterráneo.
Su casco urbano conserva íntegra la arquitectura tradicional alpujarreña y está dividido en tres barrios. Su arquitectura es de origen bereber, antiguos pueblos de las montañas del norte de África, que después de sus incursiones a través del estrecho fueron dejando sus influencias. 
Aunque los orígenes de toda la comarca data de fenicios, romanos y visigodos, pero los que más aportación y herencias dejaron fueron los árabes con su arquitectura, sistemas de riego, tradiciones, agricultura y raíces lingüísticas de toda una cultura de setecientos años de historia en España.
Las casas blancas de tejados planos, conocidos como "terraos", dan forma a sus empinadas y zigzagueantes calles. Asimismo, son peculiares sus típicos "tinaos" construcciones de comunicación entre calles o viviendas realizadas en piedra y madera de castaño -exclusivas de La Alpujarra-.
Los habitantes de Capileira se han caracterizado a lo largo de su historia por un respeto escrupuloso a su entorno, lo que hace de este municipio un lugar ideal para gozar de la naturaleza.
-Bonita vista.
Sí, eso dicen. Oiga, usted no es de por aquí.
-No, ¿por qué?
-Porque este es el segundo municipio más alto de Andalucía que destaca por sus numerosas fuentes de agua natural gratas al paladar y espléndidos parajes, de frondosa vegetación y espectaculares vistas.
El viajero se despide del anciano y se dirige hacia las Eras de Aldeire. El Refugio Poqueira situado a 2.500 metros de altitud es otro de los atractivos turísticos de Capileira, población ideal desde la que emprender excursiones, con las obligadas precauciones, a las cumbres de la vertiente sur de Sierra Nevada.
El viajero mientras baja al pueblo se encuentra con el Servicio de Interpretación de Altas Cumbres de la Vertiente Sur que ofrece un recorrido en microbus acompañados por un guía que parte desde Capileira, en pleno corazón de la Alpujarra Granadina y llega hasta la zona conocida como Alto del Chorrillo o Mirador de Trevélez. Se hace una parada intermedia en Puerto Molina, mirador sobre el Barranco de Poqueira y el Río Chico de Trevélez, respectivamente, dando vistas a la zona de altas cumbres de la vertiente sur de Sierra Nevada, las sierras del entorno y, en días despejados, al mar Mediterráneo.
Desde aquí se pueden realizar múltiples itinerarios como al Pico Veleta (3392) , al Mulhacén (3482) o tomar el sendero de gran recorrido SULAYR, que cuenta con 19 tramos a una altitud media de 1.800 metros y con una longitud total del 300 kilómetros. 

Historia
El viajero lee en su guía que el origen de Capileira se remonta al tiempo de los godos, aunque algunos autores consideran que pudo ser anterior. Su nombre deriva del vocablo latino capillaris-e que significa ’lugar más elevado’.
Debido a su carácter inexpugnable fue uno de los últimos lugares en ser conquistado por los árabes y más tarde por los cristianos.
En la etapa nazarí formó parte de la Taha o división administrativa de Poqueira.
Capileira fue escenario de las luchas entre Boabdil y su tío El Zagal. Tras la toma de Granada su población siguió siendo musulmana hasta que con la rebelión de 1568 los moriscos fueron expulsados por Felipe II. Más tarde el municipio fue repoblado por colonos de otras partes del Reino.

PÁRRAFO DE LA NOVELA EL SILENCIO DE LAS SIRENAS
De Adelaida García Morales.
 “Cuando dejé atrás la Venta de las Angustias y entré en las Alpujarras, tuve la impresión de cruzar una frontera precisa y de penetrar en un mundo extraño que se volvía hacia sí mismo, encerrado en una quietud intemporal. Multitud de pueblecitos se escondían entre silenciosas cordilleras, indiferentes a ese otro mundo que quedaba fuera, lejano y confuso. La carretera ascendía por las montañas. A medida que iba subiendo crecía la intensidad del silencio que silbaba en mis oídos. Cuando al fin divisé el Valle del Poqueira me quedé anonadada: era el paisaje más bello que yo había visto en mi vida. Los pueblos blancos parecían dormir, apretados como líquenes, en la ladera y en la cumbre de una montaña inmensa. Después, la intensa luz de sol de esta tierra y la solemnidad del paisaje me provocaron tal exaltación, que por unos instantes desaparecieron todos mis temores.”
"Capileira, 1979-80 y mayo-junio de 1985"



Comentarios

Entradas populares de este blog

Centenario de la Galerna de 1912 en Bermeo

EXPOSICIÓN: “Miguel de Unamuno. Dibujos”