Egipto (5)


Valle de los Reyes
La necrópolis real durante el Imperio Nuevo se edificó en el Valle de los Reyes. Este lugar fue elegido por su forma piramidal, que simbolizaba los rayos del sol, por encontrarse aislado entre montañas y por su clima esencialmente seco, que permitía la perfecta conservación de las momias.
La tumbas fueron sucediéndose en secreto gracias a la discreta labor de artesanos y sacerdotes que trabajaban bajo las órdenes del faraón y que vivían en una aldea cercana. Tanto misterio fue creado para evitar los saqueos y expoliación de ladrones sin escrúpulos. Pero, a pesar del intento de los reyes, las tumbas acabaron siendo halladas y ultrajadas, y sus tesoros robados.
La construcción de la tumba comenzaba desde el mismo momento de la coronación del faraón. Una de las pocas que permaneció intacta fue la de Tutankhamon, descubierta por Howard Carter en 1922.
Se han encontrado 62 tumbas en el Valle de los Reyes y están numeradas siguiendo su fecha de descubrimiento. Una de las sepulturas que se puede visitar es la Tutmosis III (número 34). Para la edificación de su tumba escogió un lugar oculto entre las colinas, entre altas paredes de piedra caliza. Para acceder a ella es necesario hacer uso de una pasarela. Para evitar los saqueos de los ladrones, la tumba fue excavada a 30 metros y diseñada con pasadizos que no conducían a ninguna parte. Sus muros están decorados. Un sarcófago rojo es todo lo que queda.

Comentarios

C.Ruiz ha dicho que…
Alberto,
ya me has puesto al día en muchas cosas que todavía no he visto. Espero acercarme por allí en primavera y si no tendré que hacerlo en verano, aunque el calor apriete.
Un abrazo desde El Cairo

Entradas populares de este blog

Centenario de la Galerna de 1912 en Bermeo

EXPOSICIÓN: “Miguel de Unamuno. Dibujos”